29 octubre 2013

Reseña: Ghostgirl. Día de Muertos - Tonya Hurley

Título original: Ghostgirl. Day of the Dead
Autor: Tonya Hurley.
Sello: Alfagura juvenil.
Género: Fantasía.
Edición: 2013.
Páginas: 266.
Precio: $249.

Sinopsis: Y Scarlet y Damen tendrán que decidir si desean cambiar el Halloween por el Día de Muertos. Quizá así Scarlet logre reunirse con su mejor amiga… Pero convocar a los muertos puede tener resultados inesperados. Esta nueva aventura de Charlotte y de sus amigos, traerá a nuestra adorable “chica fantasma” a México durante el festejo del Día de Muertos.

Mi opinión: No había leído nada de esta saga, y mucho menos de Tonya Hurley, así que esta lectura llego en el momento indicado.

Con dieciocho capítulos y un epílogo, Ghostgirl. Día de Muertos es un libro contado en tercera persona, con un narrador omnisciente que destaca por el desarrollo de sus diálogos. La edición -cabe mencionar-, si bien tiene algunos “errores de dedo”, está muy cuidada a nivel gráfico, porque cada inicio de capítulo tiene la misma presentación: un dibujo diferente de la silueta de Charlotte y un epígrafe de otros autores digno de ser citado, y justo detrás, un pequeño escrito de la autora a propósito del capítulo.

Ahora bien, la historia presenta una serie de complicaciones del mundo de los vivos con respecto al del Más Allá (y viceversa), pues dada la festividad de Día de Muertos, ambos lados comienzan a estrechar vínculos.

Del lado de los vivos tenemos como personajes principales a Scarlet, su novio Damen y su amigo Matías, quienes se ven envueltos en un lío amoroso (o al menos en el imaginario de Damen) gracias a la intervención de la hermana malvada de Scarlet: Petula, y a sus secuaces Wendy A. y Wendy T., “Las Wendys”.

Del lado de los muertos tenemos a Charlotte (aquella chica de la primera entrega de Ghostgirl que murió asfixiándose con un osito de goma), a su novio Eric que no comprende por qué ella sigue sintiéndose atraída por el mundo de los vivos, a Pam que es aliada de ambos y a Prue que es la mala de “este lado”.

Y el lío se arma porque Matías es un estudiante mexicano de intercambio que entabla amistad con Scarlet y que le habla de la tradición del Día de Muertos en su país, por lo que a ella se le ocurre hacer un concurso, apoyada por Damen (que en parte quiere complacerla y en parte vigilar que no ocurra nada entre ella y Matías), para decorar tumbas y ver si así puede hacer contacto con el espíritu de su amiga Charlotte… pero con lo que no cuenta es con las acciones negativas de Petula y las Wendys, y con todos los espíritus que podrían traer de vuelta una vez cumplida la tradición.

Sin duda, los lectores (junto con Scarlet y Charlotte), explorarán otros terrenos del mundo de la vida y de la muerte y, a través del ingenio y la agilidad de los diálogos, se encontrará con una novela de lenguaje fluido, que, por su familiaridad, resulta de una sensibilidad inusual para la juventud.


Cita para recordar: 
Sólo porque tu corazón se detiene, no significa que se apaga. Sí. La vida quizá no puede continuar, pero el amor sí.

Mi puntuación:

Gracias a Alfaguara por el ejemplar para reseña.

3 comentarios:

Madharael Ratia dijo...

Hola! no tenia intención de leerlo, antes de leer tu reseña, tal vez lo haga, se entiende aunque no haya leído nada de esta saga? buena reseña, saludos!

Espe dijo...

A ver si llega pronto a españa :)
Un beso

Athena Rodríguez dijo...

Sí Caro, totalmente.

Ojalá que tengas la oportunidad de leerlo Espe.

Saludos :*