26 julio 2011

Reseña: Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.

La penúltima entrada del especial, gracias por permanecer y los invito a cerrar. Ya falta poco para el final.

Título: Harry Potter y Las Reliquias de la Muerte.
Original: Harry Potter and the Deathly Hallows.
Autora: J.K. Rowling.
Editorial: Salamandra.
Ilustración de la portada: Dolores Avendaño.
Año de Edición: 2007.

Un poco del texto de contraportada: La fecha crucial se acerca. Cuando cumpla diescisiete años, Harry perderá el encantamiento protector que lo mantiene a salvo. El anunciado enfrentamiento a muerte con Lord Voldemort es inminente, y la casi imposible misión de encontrar y desrtuir los restantes Horrocruxes más urgente que nunca. Ha llegado la hora final, el momento de tomar las decisiones más difíciles.

Mi opinión: Nos encontramos ante un libro difícil y profundo, espiritualmente hablando, Harry tiene 17 años y en muchos sentidos no se parece a ningún otro chico de su edad, tiene una cicatriz en la frente -en forma de rayo-, peculiaridad que le ha marcado indescriptiblemente y no sólo el exterior; ahora sí, dejémonos de rodeos, la meta es clara: Harry debe matar a Lord Voldemort antes que el le de muerte.

Pero no es tan fácil y ya no hay marcha atrás, J.K. Rowling estableció el final de la saga para este séptimo ejemplar, un número mágico, y más allá de si Harry sobrevive o no, me parece sumamente interesante revisar el como puede llegar a alguno de esos dos puntos ¿O es que quedará atrapado en el intermedio?

Después de una trama oscura y cruenta en El príncipe mestizo, está claro que Harry no se quedará cruzado de brazos a esperar que su destino le encuentre, pues con la osadía que le caracteriza, saldrá a escribir su propio camino. Descubrirá una faceta desconocida de sus abrumadores tíos, los Dursley, quienes deben huir, y Harry está dispuesto a ocultarlos para que Voldemort no dé con él a través de ellos.

Cita para recordar:
Los hechizos y sortilegios -prueba de la condición fantástica de la serie-, son más directos a la vez que discretos, en esta vertiginosa entrega, no podemos parar un segundo a contemplarlos -al menos no en la primera lectura- como aquel gigantesco perro de tres cabezas en La priedra filosofal, como al hermoso giratiempo de El prisionero de Azkaban, como al resplandor de la sala de menesteres en La Orden del Fénix.

Estamos ante un libro que devela los más oscuros secretos, que pone a prueba el temple, la lealtad y la agonía de la vida. A mí parecer, considera una gran introspección del característico narrador de J.K. Rowling, del personaje de Harry y del propio lector, pues se acompañan perfectamente, para descubrir algunas de las respuestas que se han planteado dentro fuera y alrededor de la saga. Es el claro cierre de un ciclo, pero quizá la apertura a muchos otros.

La esencia de la saga puede verse completada, sin embargo, es imposible cellar la historia, es poco probable que incluso la mente privilegiada de Rowling, pudiera abarcar la totalidad de su propio universo. Con un ritmo trepidante, la lectura es amena y ligera, emocional hasta la médula y que irremediablemente seduce al lector, a reflexionar sobre la crisis en que la humanidad gusta de perderse. Podrás molestarte con muchos personajes, adorar a tantos otros, pero lo cierto es que ya todos -"buenos", "medios" y "malos"- son entrañables, es cierto también, que muchos regresan magistralmente, en un claro homenaje a este épico final.

Mi puntuación:

¿Sabías qué…?
  • Dos títulos que Rowling tuvo en mente para el séptimo libro fueron “Harry Potter and the Elder Wand” y “Harry Potter and the Perevell Quest” ‘(Harry Potter y la Varita de Sauco’ y ‘Harry Potter y la Búsqueda de los Perevell’ respectivamente).
  • La traducción no oficial al español fue realizada por fanáticos que la publicaron en dos blogs, los que comenzaron con ella poco antes del lanzamiento, y la terminaron poco después que el libro estuviera a la venta.

Nota:
La primera vez que lo leí fue en uno de esos blogs, pues era un suplicio esperar más o tratar de descifrar el inglés del que poco sabía. No me arrepiento porque mi alma descansó, y no creo haberle fallado en nada a Harry o a su autora, porque hoy en día tengo la saga en papel. Un beso grande ^^

3 comentarios:

Dany nphenix dijo...

Al igual que vos yo me descargué este libro para leerlo antes de que saliera a la venta y tampoco me arrepiento, ya que me lo compré en papel cuando salió.
Este es un libro que me gustó mucho, exceptuando algunas cosas del final y el epílogo. Es un libro que nos cierra todo y nos aclara un montón de cosas.
Besos.

Athena Rodríguez dijo...

@Dany: Somos hermanas de lectura entonces ^^ como muchos otros han de haber hecho.

Y claro, se me paso mencionarlo, sentí un gran pinchazo cuando Rowling nos robó esos años, pero si, como dices, es un libro muy redondito para muchos de los misterios de la saga.

Gracias por pasarte :D

Nimphie Knox dijo...

Je, ¡somos tres!
Estuve dos días enteros leyendo sin parar y (creo que ya lo conté, no me acuerdo^^) cuando lo terminé me puse a llorar y mi mamá me dijo "¡pero si ya sabías que Harry se iba a morir!". Y bueno, le dije que Harry no moría, que estaba triste porque la saga había terminado. Y no le dije nada de la muerte de Dobby, de la que no sabe nada y espero que nunca sepa!

Un beso, Athena! ^^

Nimphie :)