07 mayo 2010

Libros Enfermos



¿Sabías que… los libros también se enferman?

Una amenaza microscópica se cierne sobre los libros. Son sustancias químicas, bacterias, hongos e insectos que los devoran página a página. Los científicos nos enseñan las pautas para hacerles frente.


Iluminación:
Siempre que sea posible, es preferible utilizar luces incandescentes, menos perniciosas que las fluorescentes.

Ventanas:
Es aconsejable que en las zonas de depósito de libros se evite la luz solar directa. Si existen ventanas, deben cubrirse con filtros de rayos ultravioletas.

Temperatura:
La temperatura óptima oscila entre los 18 y 21° C, un exceso de temperatura hará que el papel se vuelva amarillento y quebradizo. Además potencia el desarrollo de las bacterias que atacan los libros.

Algunos diagnósticos de biblioteca:

Síntomas: Manchas circulares de color amarillo o pardo oscuro.
Diagnóstico: El libro tiene Hongos, y se conocen al menos 180 especies que degradan el papel. Aspergillus y Penicillium son los más comunes.

Síntoma: Fragilidad extrema del papel.
Diagnóstico: Infección bacteriana, las bacterias producen ácidos que reducen el PH del papel, haciéndolo más frágil.


Síntoma: Pequeños agujeros o túneles circulares en el papel.
Diagnóstico: Ataque de anóbidos. Una familia compleja de insectos capaz de digerir parcialmente la celulosa del papel.

Síntoma: Perdida de legibilidad del texto, o surcos en el papel.
Diagnóstico: Las tintas metálicas provocan el envejecimiento del papel.

Síntoma: Libro completamente perforado.
Diagnóstico: Ataque de termitas o insectos organizados en colonias, que atacan principalmente encuadernaciones de madera o papel con base de pasta de madera, destrozando por completo el libro.

Síntoma: Raspado limpio e irregular del borde del papel. Sin residuos.

Diagnóstico: causado por lepisma, también conocido como pececillo de plata. Este insecto muestra especial predilección por el pegamento, así como el polvo acumulado en los libros; es activo, solamente durante la noche.


(Espero que mis libros no lleguen a estar así)


Datos extra:

  • La luz que lastima los ojos, también amarillea el papel.


  • Debe existir una buena ventilación para que no haya propagación de humedad y generación de moho.


  • Las estanterías deben estar separadas de la pared y tener separaciones en cada repisa para una mejor ventilación.

Así que mantén tus libros saludables, recuerda que te han hecho vivir momentos maravillosos!


Fuente de la info: Muy Interesante.

2 comentarios:

Natalia dijo...

Qué interesante! gracias por ponernos esto... la verdad es que me ha dado hasta miedo que mis libros acaben devorados por algún insecto o rotos por alguna bacteria de la que hablas..

:( dijo...

Visto con mis propios ojos: las termitas de la madera son capaces de perforar una cubierta de plástico de 2 mm, sólo para llegar al libro que está dentro (el libro que estaba dentro era Los miserables, de Víctor Hugo, en papel "biblia" y encuadernación de lujo).