03 noviembre 2015

Reseña: Desde que te fuiste - Morgan Matson

Título original: Since you’ve been gone.
Autor: Morgan Matson.
Sello: Plataforma Neo.
Género: Juvenil / Contemporáneo.
Edición: 2015.
Páginas: 384.

¿Dónde puedo encontrarlo?
Book Depository | El Sótano | E-book

Texto de contraportada: Emily y Sloane siempre han sido mejores amigas. Pero, justo antes del que debería haber sido el verano más épico de todos, Sloane simplemente... desaparece. Y lo único que deja atrás es una lista de cosas por hacer. 
En ella, hay trece tareas que Emily no haría jamás. Pero ¿y si sirvieran para devolverle a su amiga? ¿Coger manzanas por la noche? Vale, eso es fácil. ¿Bailar hasta el amanecer? Claro. ¿Por qué no? ¿Besar a un desconocido? Eh... 
Emily ahora se enfrenta a un verano lleno de sorpresas, aunque contará con la ayuda inesperada de Frank Porter para tachar elementos de la lista de Sloane.
¿Nadar desnuda? Espera... ¿qué?

Mi opinión: Desde un comienzo, Desde que te fuiste de Morgan Matson, me pareció de un ritmo lento, pero de una voz narrativa muy lúcida... Y lo primero puede explicarse porque nada más empezar, Emily, la protagonista, nos bombardea con información (a manera de flashbacks) acerca de Sloane, su mejor amiga, que junto a sus padres ha desaparecido sin decir el porqué o hacia dónde se dirigen, dejándola sola con un montón de planes que habían trazado para pasar juntas el verano. En cuanto a lo segundo que destaco, me parece que Matson es sumamente consciente de los intereses y preocupaciones de la juventud de la clase media del país vecino.

Con dieciocho capítulos de distinta extensión, a través de una primera persona, conocemos la historia de estas dos amigas y su situación actual: Emily guarda una gran inseguridad y espera, a pesar de la angustia, encontrar pronto a Sloane para saber lo que ocurrió con ella y no estar sola durante las vacaciones de verano (aunque resulta más que eso, porque imagina, ¿qué harías si tu amigx solo desapareciera así como así?), mientras que lo que sabemos de Sloane solo va desvelándose a través de la lista que deja tras de sí y lo que nos dicen los recuerdos de Emily. A este punto, puedo decir que la organización del relato se muestra tal cual puede ser la etapa media de la adolescencia: caótica y sensible.

En un inicio, debo confesar, me molestaban las continuas comparaciones de Emily respecto a Sloan, porque era como si no pudiera pensar o actuar por sí misma, pero entiendo el miedo que deja que la aborde y la necesidad que algunas personas tienen de apoyarse en otros para reconocerse, y les aseguro que conforme avanza la novela, la narración de Em se va volviendo más profunda.

Por otra parte, he disfrutado mucho de dos aspectos: de los saltos temporales una vez que me hube acostumbrado a ellos (para lo que no es que tardara tanto), puesto que fue placentero acompañar las continuas idas y venidas del pasado (su potencial nostálgico); además, la manera en que Emily se acerca a otros chicos y logra dar inicio a nuevas posibilidades de amistad y, más aún, disfruté del retrato de los rituales que se pueden crear entre amigos...

Y para los ficcionantes que tengan duda, , hay una parte romántica en esta historia, pero me gustó porque contrario a muchas novelas que pululan, se dio de forma gradual y nació sin necesidad de buscarse y, además, fue un aspecto en el que también pudo verse la evolución de Emily, pues al final hasta cierto personaje se sorprende de su transformación, cosa que hizo que el libro cerrara con fuerza.

Sobre un aspecto que me tocó las narices, y que sin duda hizo mella en mi puntuación, se halló en la aparición de la expresión “o sea”, pues se repite incontables ocasiones y aunque entiendo que para la autora pudiera parecer la reiteración de cómo se expresan los jóvenes en esta novela (la traducción es al castellano, quizá de “So”) llegó un punto en que me pareció algo innecesario y hasta incómodo, porque pienso que los adolescentes que aquí nos presentó la autora neoyorquina son más auténticos que eso.

Finalmente, si bien es cierto que Desde que te fuiste no es una historia espectacular, sí creo que es justo allí en donde reside su encanto: es una novela cotidiana, con una protagonista empática y que no se centra en el amor romántico, sino que va en torno a los lazos que pueden tejerse desde la amistad, que muchas veces son más fuertes y generosos que cualquier otra expresión de afecto.

Cita para recordar:
No creo que tengas que hacer cosas espectaculares para ser valiente. Y, de todos modos, las cosas pequeñas son las más difíciles de hacer.

Mi puntuación:

*Gracias a Ediciones Urano por el ejemplar para reseña.

3 comentarios:

Geovanna M dijo...

El libro me llama la atención pero esta caro y mejor me compro si voy a gastar los de Mundo umbrío XD.
Me llama la atención lo que dices sobre los adolescentes, pero ya he leído sobre otros libros que según hablan como los chavos de hoy en día y me saca de onda a veces.
Saludos??

Athena Rodríguez dijo...

Hola, Geo, gracias por andar por estos lares *se escucha el viento y pasa la bola de pasto seco que transita por los desiertos :v* y por comentar.

Te entiendo... aún así, me ha gustado bastante más que, por ejemplo, Tras la bruma del pasado, aunque sean géneros distintos. Incluso estuve dudando si ponerle 4.5 pero al final creo que la puntuación que más le hacía justicia en mi escala personal era ese 4/5. De cualquier manera, hubo una escena en que mi corazón sí empezó a latir más despacito x3 <3

Y ya, lo dejo ahí, para que cuando nos veamos, podamos armar bien el "chisme literario" :D


¡Saluditos!

Geovanna M dijo...

Jajajaja te entiendo, siempre pasa, pero ni modo.
Pues el libro mientras lo anoto en mi lista de deseos, porque me interesa obtener Sombras primero XD.