18 abril 2011

Mantenimiento de libros: Cómo limpiarlos.


Después de tener un tanto abandonada esta sección hoy la retomo en beneficio de todos los que me siguen. Y bien, si antes ya había abordado factores que afectan los libros y algunos consejos para su cuidado -que pueden encontrar dando clic aquí- ahora vamos a una solución.

Si te ha sido inevitable seguir esas instrucciones y tus estanterías son un caos, hoy veremos Cómo limpiar los libros.

Según lo que he investigado hay dos tipos de limpieza:
  • Limpieza en seco.
  • Limpieza a base de productos químicos.
Sólo abordaré la limpieza en seco, debido a que el segundo tipo sólo es recomendable con un experto en productos químicos y dado el desconocimiento, el costo y el tiempo que supongo se le dedicaría, creo que ustedes y yo prefeririamos el primer tipo.

Materiales:
- Un borrador o un cepillo de dibujo. Fíjense que las cerdas o el material no sea áspero.

Locación:
- Un área que tenga una superficie extensa, limpia y suave.



Procedimiento:
Puedes comenzar la limpieza cepillando la superficie del objeto con un cepillo suave para eliminar lo sucio o el polvo suelto. Desplacémonos con movimientos de arriba hacia abajo a todo lo largo del papel. En caso de que haya desgarraduras, no cepillaremos en el sentido de ésta y evitaremos así que se siga rasgando el papel.

Con los libros, asegurémonos de cepillar el polvo suelto que se acumula en las bisagras interiores.

Si como sucede generalmente, el polvo está muy pegado al papel, un borrador es más efectivo que un cepillo. Pero utilizaremos un cepillo primero, para quitar el polvo suelto, ya que en nuestro papel podrían aparecer algunas manchas. También, como pueden quedar residuos del borrador sobre el papel, aunque éste se cepille con mucho cuidado después de realizada la limpieza, el borrador sólo debe utilizarse cuando sea necesario. Así que si te parece que el borrador no está eliminando lo sucio, no lo uses.

Es recomendable limpiarlos cada 15 días, pero si no tienes riempo, no pasará nada si programas tus limpiezas cada mes. Recuerda que el polvo atenta fuertemente contra ellos.

Hagámoslo por la salud de nuestros libros!

9 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo...

madre mía ¡cada dos semanas o un mes! yo lo hago una vez al año y tardo 2 días en acabar con todos (es lo que tiene que mi casa parezca una biblioteca)... pobres libros míos, ahogados en polvo...

Athena Rodríguez dijo...

Me ha dado mucha risa tu comentario Deborah, pero sí, es que por lo regular el polvo viene llegando de a poco, y hay lugares donde a diario hay que limpiar los muebles por la ola de polvo, hay otros que no, también depende de eso y los pobres libros luego son depósitos de esa suciedad.

Gracias por comentar!

Amanda_9 dijo...

Mmm...si os digo que yo hace años que no los limpio...no me haréis nada,no? xDDD
En mi favor diré que los tengo bien guardados y conservados, que donde están a penas se acumula polvo. De todas formas, buenos consejos ^^

Athena Rodríguez dijo...

Jajaja no te preocupes Amanda yo era así, pero lamentablemente a mi casa si que llegan tumultos de polvo, por lo que pobres libros, ahora intento tenerlos en un sitio donde el polvo no los alcance -y tampoco mis hermanos, jaja- pero una limpiadita no les hace daño, al contrario.

Gracias por pasarte a comentar :D

Punkie dijo...

Valla! es cada 2 semanas! yo los limpio ahora cada 4 meses >.< la uni me absorbe D: lo bueno que ahora estan limpios y felices :) gracias por los consejos...

una pregunta ¿que se puede hacer en caso de que le haya caido algún líquido a alguno? me refiero a agua, ¿estará bien ponerlos a secar al sol?

Athena Rodríguez dijo...

Hola querida Punkie, gracias por pasarte a comentar.

Yo te recomendaría no exponer un libro o cualquier papel mojado al sol, ya que las hojas se pueden hacer amarillas, lo que te propondría sería dejarlo en un sitio (ventana, barandal o barra) dónde sólo llegué el aire o una leve pero constante ventisca, que sepas que no atrae mucho polvo y esas cosas para que pueda secarse.

Aunque eso sí, será inevitable que el papel se arrugue, mi abuela te diría que le pases la plancha después pero con una tela encima para que el papel no se dañe, yo nunca he probado esto si hago la prueba te comunicaría si miente o no, aunque bueno las abuelas siempre saben porque dicen las cosas.

Punkie dijo...

Los consejos de las abuelas jeje :D provaré con eso, la verdad es que no me atreví a sacar el libro al sol >.< hice lo que me dijiste, quedó un poco arrugado pero es legible gracias!

un beso, saludos! :D

Mocca dijo...

Muchas gracias por esta sección, me parece súper útil para los que somos muy tiquismiquis con nuestros libros y nos gusta tenerlos perfectos :)

Anónimo dijo...

Hola... gracias por los consejos pero se m presenta además el inconveniente de q los lubros han tomado un olor a humedad.... quisiera saber con q se pueden limpiar para eliminar esos olores sin dañarlos... gracias y bendiciones